La teoría de los biorritmos es una teoría establecida con los datos de cada ser humano, desde el momento que nacimiento, es controlado con los biorritmos o los ritmos circadianos de la naturaleza. En el principio de alterno entre temporada de dormir y despertar y el mecanismo de secreción hormonal. Hay tres biorritmos principales que son: el ciclo físico, el ciclo emocional y el ciclo intelectual.

Veremos después que el impacto de los biorritmos sobre las secreciones hormonales y los mecanismos emocionales, físicos e intelectuales del ser humano tienen una influencia mayor en la determinación del sexo del bebe al momento de la concepción.

Los primeros orígenes de los biorritmos vienen de la antigüedad cuando Hipócrates, el bien conocido médico, se cuestionó hace dos cientos años sobre los ciclos “buen días” y los “malos días”; porque notaba una fluctuación emocional sobre sus pacientes.

Será solamente en los años 1987 que los primeros médicos y profesores resaltaron esa teoría de los biorritmos como una demonstración científica.

Have a Baby Boy

Have a Baby Boy El primer de todos, el doctor Wilhelm Fliess, identifico dos biorritmos mayores (que son el físico y el emocional) recogiendo un montón de estadísticas de sus pacientes cuando aparecía las ocurrencias de enfermedades e afecciones emocionales. Después, noto que estos ciclos eran como un reloj interno que cada uno establecía, empezando desde el día de su nacimiento y durante toda la vida.

Casi al mismo tiempo, en el año 1902, y a más de miles de kilómetros de distancia, el doctor Hermann Swoboda, profesor de sicología en la universidad de Viena, encontró las mismas conclusiones sobre los ritmos físicos y emocionales, que el doctor Fliess. Hoy en día, esos dos doctores son como los “padres de los biorritmos”, tanto que las conclusiones eran similares sin haber consultado los dos entre ellos.

El doctor Swoboda se fue más lejos en sus investigaciones e identifico leyes complicadas de matemáticas que desmontaron la regularidad y exactitud de esos ritmos biológicos, los que le ayudaron a predecir los biorritmos. Identifico también los “días críticos”; un día especifico cuando los ciclos son en una fase negativos al mismo tiempo y que se traduce con una gran instabilidad. Son estos días en los cuales no somos muy bien y sentimos ponerse en la cama con un chocolate caliente y esconderse del mundo!


Have a Baby Boy

Have a Baby Boy Finalmente, en el año 1920, Alfred Teltscher, profesor de tecnología y bien conocido matemático en la universidad de Innsbruck, descubrió el tercero y final biorritmo: el ritmo intelectual, del espíritu. Por eso estudio durante años todos los estudiantes que tenío en su clase, y descubrió que había fases durante las cuales su estudiantes habían gran capacidad para memorizar todas las informaciones, a pensar e a ser brillante. Mientras otras fases durante las cuales la capacidad intelectual de su estudiantes era disminuida. De eso identifico el ciclo intelectual. Entre 1928 y 1932, los doctores Hersey y Bennet identificaron los mismos resultados sin conocer los estudios de Alfred Teltscher. Eran los dos psicólogos en la universidad de Pennsylvania.

Finalmente, en los años 60, algunos investigadores identificaron la posibilidad de conocer el sexo de un niño con el examen de los biorritmos de la mama. Las conclusiones salieron muy positivas y de hecho los investigadores demostraron un suceso de 95%. Los doctores Irvin Fisher y John Toran publicaron los resultados respectivamente en Ladie’s Home Journal en 1962 y en el New York World Telegraph en 1963.

Esos resultados son verificados con el hecho que la determinación del sexo del bebe al momento de la concepción enlace con la acidez del ambiento vaginal de la mujer sobre los cuales los biorritmos ejercen una gran influencia. La combinación de los biorritmos influencian a un ambiente alcalino que deja los espermatozoides Y (niño), o a un ambiente acidez que deja los espermatozoides X (niña). También, es considerado que la influencia de los biorritmos modifica el electromagnetismo de las membranas del ovulo, dejan así el pasaje de los espermatozoides Y (niño), o el pasaje de los espermatozoides X (niña).

Desde esa teoría, le mandamos un calendario niño o niña, que le dará la posibilidad de saber cuáles son sus días más favorables de concebir un niño o una niña.